jueves, 11 de agosto de 2016

TENER UN RETO AL FINAL DE TEMPORADA SIN MORIR EN EL INTENTO

La verdad es que por pereza o por saturación no ha sido habitual que me haya planteado dos retos de larga distancia en la misma temporada; el desembolso económico y las pocas ganas de continuar dedicándole tantas horas durante el verano casi siempre ha hecho que finalizara con pruebas "más light" y sin tanta exigencia ni mental ni física.
Este año es la primera vez que casi sin anestesia he continuado con los entrenos para afrontar el reto de competir en el IM de Hawai. Pasadas estas primeras semanas de desintoxicación y d
escanso activo necesario ya vuelvo a estar 100% operativo y vuelvo a disfrutar de los entrenos (porcentaje alto de culpa tienen mis amigos de camino que día si y día también me ayudan a que estos esfuerzos sean más divertidos y llevaderos).
Ahora, y viéndolo con perspectiva, me parece interesante hacer una reflexión para quien se plantea seriamente dos retos de envergadura y me gustaría hacer algunos apuntes (desde mi humilde opinión) que se deben tener en cuenta para no hacer de ello una penitencia.
Lo primero es meditar bien la decisión que se toma, con qué objetivo se hace y si va a ser un lugar donde hallar ratos divertidos y de aprendizaje y si vamos a ser capaces de volver a disfrutar del camino que nos queda hasta el día D. 
Es necesario valorar que nuestra fortaleza mental tendrá un papel mucho más importante que cuando preparábamos los primeros objetivos de la temporada donde la energía fluía de forma más natural.
Si lo necesitas coloca objetivos de menor importancia intermedios más que como objetivos en sí como formula para hacer más llevadero el camino.
Tener presente que no hay que entrenar tanto como a principios de temporada ya que la base está ahí por lo que el trabajo específico debe tomar protagonismo.
Si necesitas más descansos tomatelos y realiza sesiones con amigos sin objetivo  específico para coger motivación y también para hacer algo de "vida social" así como tomarte descansos para estar más con la familia que bien se lo merece.
Si puedes hacer esto está claro que estás preparado para afrontar el reto. Y ya sabes: el mejor cóctel del verano debe salir de esta sencilla mezcla de ingredientes:  diversión y disfrute, ¡¡¡¡¡Salud y a por ello!!!!!

martes, 19 de julio de 2016

Y LO CONSEGUÍ... EL IRONMAN DE HAWAII ME ESPERA

Parece una obsesión, o una fijación, pero para mi clasificarme para poder competir en el Ironman de Hawai no es nada de esto,ni nunca lo ha supuesto. Para mi poder competir allí es un verdadero viaje espiritual. Es volver a los orígenes, es volver a donde todo empezó... Que es un gran negocio, lo se. Que parece en ocasiones más una secta que una prueba deportiva atrayente, también lo se. Qué quizás la gente no encuentre lo que busca allí, también lo se. Yo si se que lo encontraré. Empecé en esto viendo el Ironman de Hawai, viendo a Mark Allen, a Dave Scott, a Pauli Kiuru... correr por esas carreteras. Para mi eso era Triatlón en estado puro...
Cuando la gente me pregunta que espero encontrar allí, yo les respondo que espero encontrar toda la energía que durante todos estos años han ido dejando los que luchaban por la victoria, los que luchaban por ser finishers, la ilusión de todos esos miles de triatletas que alguna vez cumplieron un sueño y los que también este año lo cumplirán.
Es una prueba mágica, seguro que me encantará, voy a tratar de disfrutar cada segundo en la isla.
No ha sido fácil clasificarse, nadie dijo que lo fuera. La clasificación ha llegado cuando tenía que llegar. Sigo pensando que el triatlón y la larga distancia no debemos medirla en cuanto a marcas, número de pruebas, medias, ritmos, ni nada de esto. Debemos medirla por lo que nos aporta en nuestro crecimiento personal y el de las personas que nos rodean. Me encanta esta frase que leí al gran maestro Clemente Alonso y que resume que significa correr en Hawai: "Si te lo tengo que explicar no lo vas a entender". Yo ya tengo mi pase, sólo falta poner la guinda.

domingo, 10 de julio de 2016

IRONMAN DE AUSTRIA

Hacía mucho mucho tiempo que no escribía en mi blog y he creído que merece la pena volver a recuperarlo. Primero para contar mi experiencia en el IM Austria y después para poder compartir en la medida que pueda las semanas que me quedan hasta que, el próximo 8 de octubre, compita en el Ironman de Hawai.
Los que me conocen saben que huyo de las comparaciones y no me gusta que me hablen de marcas y de récords como si fuésemos profesionales, así pues después de un año difícil para mi con decepciones personales y con problemas laborales en este IM creo que me merecía algo bueno y, con la mente positiva, afronté tanto la preparación como la carrera. Siempre es difícil llegar a una prueba de este tipo sin haber tenido problemas y altibajos,lo bueno es saber superarlos y disfrutar, siempre disfrutar.
Así pues el pasado domingo 26 de Junio llegamos a Klagenfurt donde se disputaba una nueva edición del IM de Austria y allí que nos presentamos Fran Tirve, Juanjo del Rio y yo para competir, cada uno con objetivos en mente diferentes pero los tres con la idea de pasar unos buenos días por allí y disfrutar al 100% de la prueba. Como "animadoras", Víctor y Ricardo, dos buenos amigos que hicieron que las tensiones y nervios previos desaparecieran y una buena representación de la familia de Juanjo que vibraron con nuestros esfuerzos y que nos dieron energía cuando tanto se necesita.¡¡¡¡Hemos formado un gran equipo!!!!

Y eso que tantas veces decimos, sucedió...llegó el día de la prueba y después de pasar los días previos relajado tocaba pegarse el madrugón y pelear por esto que durante meses hemos tenido en mente.
Me encontraba fuerte, sobretodo en bici y sabía que siendo así, también era más fácil defenderme a pie. La natación, con lesiones en la preparación, había sido la disciplina que con creces le había dedicado menos tiempo.
Con el neopreno permitido y con salida "rolling start" parecía que nos íbamos a pegar menos. 3000 triatletas con rostros de concentración estábamos dispuestos a pasar un bonito día de playa. 
A las 6 y 50 para los "age groups" se da la salida, me coge despistado y los primeros metros nado pero sin saber que se había dado la salida real.Cuando me doy cuenta cojo ritmo y nado cómodo y sin muchos golpes. Tras el emocionante paso por el canal salgo en unos decentes 1h 4´, transición larga y a por la bici, disciplina en la que había puesto mis esperanzas en poder llegar con garantías de obtener un buen puesto en mi grupo de edad. Voy muy fácil y pronto me doy cuenta que tengo piernas. Como viejo en estas lides se que esto es muy largo y pueden y van a pasar muchas cosas hasta que finalice. Voy remontando y poco a poco voy acercándome a triatletas de más nivel.Sólo voy pendiente de mi y de mis sensaciones pero a partir del km 60 empiezo a mirar dorsales para controlar a los de mi grupo de edad. El ritmo es muy alto y voy concentrado en comer y beber adecuadamente. A partir del km 110 empiezo a pasar a algunos y algunas pro que habían salido 10´antes que yo lo que me reafirma en que mi ritmo es óptimo. Continúo fuerte. La última hora y media la hacemos bajo un fuerte aguacero lo que hace que pierda algún tiempo ya que no quiero arriesgar y caerme. En 4h 58´suelto la bici y comienzo, en teoría, mi mejor especialidad. La transición la hago rápida y desde el km 0 veo que también empiezo con buenas sensaciones. El tiempo acompaña y está perfecto para correr. Empiezo a pasar gente y sobre el km 15 ya voy entre los primeros de mi grupo y puedo pensar en que tengo alguna posibilidad de optar a algún slot para Hawai. A partir del km 20 empiezo a notar el esfuerzo y bajo mucho mucho el ritmo. Ahí es donde la experiencia es importante y mi único objetivo es no andar. Algunos de los que he pasado me vuelve a pasar y empiezo también a tener algún problema muscular. Los ánimos de la peña y que me encanta competir hacen el resto y me voy sobreponiendo. Afronto los últimos km con buen ánimo y aunque despacio la meta esta cerca. Después de 9h 36´ de esfuerzo llego a meta feliz. Los sentimientos afloran y me acuerdo de mi padre que falleció hace poco y que se hubiera alegrado mucho por mi y de toda mi familia y amigos. Allí estaban dos de ellos para darme los primeros abrazos.Después tocó esperar a Fran y Juanjo que también cumplieron con el principal objetivo:ser finisher.
Al día siguiente conseguí mi plaza para el Ironman de Hawai, mi sueño desde que comencé a hacer triatlón, pero este merece una entrada propia...

jueves, 6 de febrero de 2014

SI PUEDES SOÑARLO PUEDES HACERLO


¿Qué ruedas utilizo? Si hace viento ¿uso las de palos o las de perfil? ¿mono integral o top y mallas? ¿corro con medias de compresión? ¿utilizo el garmin? ¿me guío por el sensor de potencia o no? ¿cabra o bici convencional?
Tengo que hacerme un estudio de la pisada, de la posición en la bici, análisis de la brazada, necesito realizar trabajo en el gimnasio, sesiones de estiramientos, debo cuidar mi alimentación, tomar suplementos...
¿Demasiados análisis y preguntas para seguramente algo tan sencillo, a priori, como correr un IM?
Ha llovido mucho, lo se, desde que corrí  por primera vez un Ironman, pero me llama poderosamente la atención como parece, aunque quizás el tiempo lo haya distorsionado, que entonces no teníamos tantas preguntas como ahora, tantos factores limitantes, ni la inversión de tiempo, dinero y “comedura” de coco, al menos en mi caso, era tanta.
Había quien era “más profesional” en su preparación pero la mayoría de los que nos enfrentábamos a la distancia nos centrábamos más en el reto de superar la distancia y menos de todo lo superfluo que rodeaba al resto.
No digo que no esté bien que la gente cuide cada detalle, que busque la mejora a través de los recursos que hoy se les brindan, que dispongan de un entrenador que les oriente en su camino, que si se lo pueden permitir dispongan de buen material, que cuiden su alimentación y que hagan todo lo posible (y a veces casi lo imposible) para que el día D sea ese gran día por el que soñaron y trabajaron duro.
Pero si no dispones de tantos recursos piensa que también es posible conseguirlo sin ellos. Pide consejo si lo necesitas, habla con los veteranos en la distancia, lee, empápate todo lo que puedas de la esencia de la distancia. Disfruta, tómate tiempo para parar y disfrutar del camino. No te obsesiones con marcas, puestos, ritmos... si ese no es tu objetivo. Si el tuyo es cruzar la meta céntrate en realizar una buena preparación que te permita, sin poner en riesgo tu salud, cruzar la meta.
No hace falta mucho para conseguirlo pero si constancia y esfuerzo suficiente para lograrlo.
Y como reza en la taza... “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.

lunes, 3 de febrero de 2014

MEDIA MARATON PUERTO REAL

Ayer se disputó la media maratón de Puerto Real,  una muestra de que  con poquito se puede hacer una prueba atractiva, con respuesta masiva  y con el objetivo conseguido de estar a la altura de lo que busca un corredor cuando se acude a una prueba de estas características.
Hacía tiempo, mucho tiempo que no disfrutaba corriendo en una competición. No se trata de ir más rápido, ni de ir más lento, no se trata de hacer un mejor puesto o uno peor, se trata simplemente de disfrutar, de "sufrir a gusto", como a mi me gusta definirlo. 
Seguir mejorando, seguir corriendo, seguir disfrutando... ese es el objetivo
Vuelvo a recuperar un extracto del libro "De qué hablo cuando hablo de correr", que a mi me gusta y con el que siempre me identifico: "En mi interior siempre ha ansiado el deseo de permanecer completamente solo. Por eso, el simple hecho de correr una hora todos los días, asegurándome con ello un tiempo de silencio solo para mí, se convirtió en un hábito decisivo para mi salud mental. Al menos cuando corría no tenía que hablar con nadie ni que escuchar a nadie. Bastaba con contemplar el paisaje que me rodeaba y mirar hacia mi interior. Eran momentos preciosos e insustituibles”.

lunes, 13 de enero de 2014

ES POSIBLE


Motivación, motivación, motivación. ¿cuántas veces al cabo de la semana vamos escuchando esta palabrita? Es muy fácil decir “cuando las cosas parezcan difíciles no te rindas, levántate cada vez que te caigas, no desistas, se constante, inténtalo de nuevo...” pero a veces es verdad que los contratiempos que nos surgen en el día a día nos hacen desistir de nuestro esfuerzo. No es porque el premio no sea interesante pero a veces ese premio, que la mayoría de las veces en nuestro caso esta a meses vista puede hacerlos ver que el esfuerzo personal diario no compensa.
Siempre me gusta decir que con la cultura del esfuerzo todo iría mucho mejor, esforzándonos somos mejores en nuestros trabajos, en nuestros estudios, en cualquier ámbito en el que nos movamos y por supuesto ese esfuerzo es fácil que nos llevará a ser mejores personas y a valorar en su justa medida nuestros éxitos
sin necesidad de compararnos con nadie.
El objetivo de este esfuerzo debe ser que podamos todos ser un poco mejores y puestos a pedir, que es de las pocas cosas que hoy en día son gratis, ser y hacer felices a los demás y que de ese esfuerzo y ese disfrute vivido consecuencia de esa lucha, podamos, como el cuento de “El buscador de Jorge Bucay”, poder escribir muchos años en nuestras tumbas, señal que lo vivido y disfrutado han conseguido que hayamos podido aprovechar cada segundo que la vida nos depara.
Esforzarse nos debe acercar a cumplir con nuestros sueños. Si tienes sueños, lucha por ellos. Que no puedas, con el pasar de los años, decir que no lo conseguiste porque no luchaste. Si necesitas motivación búscala, pero sobretodo no te rindas.  En eso estoy yo ahora...

martes, 17 de diciembre de 2013

PRIMERAS SEMANAS

Ya han transcurrido las primeras semanas de preparación de cara al Ironman de Lanzarote. Después de este difícil año parece que voy retomando sensaciones y que el cuerpo empieza a responder. He pasado la "ITV" necesaria y obligatoria y parece que los resultados van causando efecto. Para el año próximo cuento con la colaboración de Fidos Fisioterapia y el Centro de Salud del Pie Juan Carlos Blanco, ambos, estoy seguro, influiran positivamente en que todo vaya por buen camino. Los resultados ya empiezo a notarlos.
Después de mucho tiempo me puse un dorsal con espíritu competitivo, fue en la Carrera Sierra de Lijar con un buen resultado (7º clasificado) y mejores sensaciones. 
Estoy tratando de aprovechar que ahora dispongo de todas las tardes libres para ir encontrandome a mi mismo y recuperando el terreno perdido, que no ha sido poco. En el agua, gracias a mi "entrenadora" particular, Natalia, que es la que me motiva y ahora me ayuda a sacar lo mejor de mi mismo, también voy encontrandome mucho mejor y cada vez disfruto más. Creo que voy por buen camino, aunque como dice aquel, esto no ha hecho más que empezar. Amig@s¡¡¡¡ Nos vemos en el camino...